Se Vale Tener Miedo.

Lola y las malteadas son una misma. (Marzo 16 2019)

Un día, en la iglesia, una señora se acercó con Lola y mientras le agarraba la carita le decía: “eres un ángel del cielo, estoy segura que Dios te tiene una misión muy importante”. Me quedé helada, nunca había visto a la señora en mi vida. ¿Cómo sabía que Lola era especial? ¿Cómo sabe que tiene una misión? y si sabe, que por favor me la ilumine. En ese momento vi como mi mama la volteó a ver y con todo orgullo le contó su historia y todo lo que había vivido, sus cirugías y que en verdad ella no se equivocó con su comentario. Nada mas de pensar en ese momento se me pone la piel de gallina, como hay veces que Dios te manda esos pequeños mensajes divinos, que sepas que no estás sola en esta lucha, que no es en vano. Que todo el dolor que siento cómo su mama no será por nada. Quiero que su vida sea plena y tenga un sentido y un porque, sé que no sabré en este minuto ni en los siguientes años.

No puedo evitar pensar en los angelitos que tenemos alrededor de nosotros, en todos los niños que están aquí y en los que la vida se los llevó muy pronto… pienso en Lola que hoy esta sana, fuerte y llena de vida. Se me olvida por un segundo que su vida es una batalla eterna y constante. Se me encoge el corazón cada vez que pienso en lo inevitable… un día se nos va a ir. Puede ser hoy, mañana, en 90 años, nadie sabe. Solo Dios. Claro que todos estamos en el mismo barco, nadie vive para siempre. No me gusta hablar, ni pensar en esto, aunque es inevitable, las redes sociales están plasmadas de historias de bebes, niños, jóvenes y adultos que luchan todos los días por sus vidas. Cada uno con su batalla interminable y única. Leo las historias más alegres y triunfantes, los milagros que pasan todos los días. Por otro lado, hay mucha pérdida, nunca falta la historia de el niño o la niña de la edad de Lola que perdió la batalla, la misma lucha que estamos viviendo… ¿Cuál historia tendremos nosotros? No puedo evitar pensar que será de ella.

Se vale tener miedo. Que nos tiemblen las piernas, no querer volver al hospital, al doctor, pensar dos veces antes de hacer cualquier cosa que pueda perjudicar a tu hijo. Lo único que me saca de esta incertidumbre es verla en el hoy, en el ahorita, y ver que esta sana. Se ríe de mis chistes y hace locuras, la abrazo muy fuerte hasta que se queja. Me duele pensar en ese momento, me pongo a imaginar el día que tenga que ir al hospital a otra cirugía de corazón abierto, se me encoge el corazón. Ya no quiero vivir esos momentos de verla entubada en la cama llena de cables y drenajes… no se vale que le haya tocado una vida tan dura, pero yo creo que todo hasta en cierta medida tenemos nuestras luchas y cruces que cargar. Si, el pensar me causa dolor. ¿Porqué lo estoy haciendo? ¿Porqué me torturo a mí misma? No hay nada que pueda hacer, no esta en mis manos y me cuesta, mucho, no poder controlar la situación. Mejor cambio mis pensamientos a positivos y vivo el día a día con ella, y siempre disfrutando cada cosita sea buena o mala. Si lloramos que sea duro, sí reímos que se oiga hasta el cielo y si amamos que sea de verdad.

Uno nunca sabe cuándo llegará nuestro tiempo y más vale no arrepentirnos de nada. Porque estamos en esta vida para disfrutarla y disfrutarnos al máximo. Dios nos dio una sola vida y lo único que quiero como su Mamá es que Lola la viva al máximo y cuando sea su momento se vaya feliz.

A todos los ángeles del cielo, en especial a Miia gracias por cuidar y acompañar a Lola en esta batalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s